¡TODO ES UNA ELECCIÓN!

¡TODO ES UNA ELECCIÓN!

“Vivir las circunstancias como amenazas o como oportunidades es una elección”.

Lo que vemos es lo que vemos, no lo que es. Lo que la gente llama “aglomeración” en un tren, se convierte en “ambiente” en una discoteca. Vivir rodeado de circunstancias inoportunas es también la excusa ideal que tienen muchos para no abandonar su posición de víctima y manifestar permanentemente los síntomas de una victimitis con la que se acaban sintiendo de manera constante “jodidos, pero contentos”. Uno puede elegir el tipo de vida que quiere vivir y, en definitiva, dejar de sufrir victimitis. De hecho, siempre hay una oportunidad para deshacernos de la vida que nosotros mismos hemos complicado para tener la vida que deseamos y que nos espera. ANÓNIMO